martes, 4 de noviembre de 2014

FELISBERTO HERNÁNDEZ (II) La fantástica extrañeza de lo cotidiano



Narrador profundamente original, desestructurado, autoficcional, extraño, con grandes dosis de humor. El escritor que no se parece a ninguno, el fantástico Felisberto. En este artículo: etapas y características de su obra junto a un análisis literario del cuento Muebles: El Canario.


Por Fernando Chelle


En el número anterior de vadenuevo se publicó la primera parte de un estudio sobre la obra del escritor uruguayo Felisberto Hernández. Ese artículo abordó la recepción que ha tenido la obra felisbertiana a través de la historia por parte de diferentes críticos y escritores. Aquí se estudiarán las distintas etapas de la obra del autor y las características principales que presenta esa obra, y se analizará literariamente uno de sus relatos más conocidos, Muebles: El Canario.

Obra literaria de Felisberto Hernández

Se puede dividir en tres etapas:

a) De iniciación, que comprende sus cuatro primeros libros: Fulano de tal (1925), Libro sin tapas (1929), La cara de Ana (1930), y La envenenada (1931).
b) De madurez, que incluye Por los tiempos de Clemente Colling (1942) y El caballo perdido (1943).
c) Etapa final, que abarca el resto de su obra: Tierras de la memoria (publicada póstumamente, en 1965), Nadie encendía las lámparas (1947), Las hortensias (1949) y La casa inundada (1960).
A esta clasificación en etapas se le deben sumar otros textos y fragmentos pertenecientes a distintas épocas que póstumamente aparecieron reunidos en Diario del Sinvergüenza y Últimas invenciones (Editorial Arca, 1974). En otra publicación realizada por la Editorial Arca en 1969, titulada Primeras invenciones, figuran además de los cuatro primeros libros, cuatro cuentos inéditos y algunos publicados en periódicos como así también tres poesías que datan del año 1932 y 1934. Aunque resulte extraño este último dato, Felisberto también incursionó en el género lírico, al igual que en el dramático, donde compuso una obra breve, aunque a estos géneros no los siguió cultivando.  
Características de la obra de Felisberto Hernández
Lo primero que notamos cuando nos enfrentamos a cualquier obra de Felisberto Hernández, es que estamos frente a un narrador original, donde las historias no recorren los caminos tradicionales de la organización narrativa. Sus cuentos, parecen carecer de una estructura sólida que los sustente, se van construyendo mediante la asociación de ideas y motivos y en su mayoría no presentan finales concluyentes. Las atmósferas internas de los relatos son extrañas, donde los objetos parecen tener vida propia, las partes del cuerpo parecen tener independencia, lo real se mezcla con lo fantástico y donde todo se expresa en un lenguaje sencillo y cotidiano con grandes dosis de humor.


2 comentarios:

  1. Realmente un grande Felisberto!! GRacias por difundirlo Fernando y felices fiestas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Vilma! Felices fiestas también para vos, abrazo grande.

      Eliminar