lunes, 26 de julio de 2021

XXX CONCURSO DE POESÍA Y NARRACIÓN

Segunda mención en poesía, XXX CONCURSO DE POESÍA Y NARRACIÓN, organizado por el Instituto de Cultura Peruana de Miami, EE.UU (julio, 2021).



ACTA DEL JURADO

DEL CONCURSO DE POESIA Y NARRACION DEL 2021 

Los suscritos, miembros del jurado, declaramos lo siguiente:

Que después de una evaluación minuciosa de los trabajos recibidos acordamos otorgar los siguientes premios:

POESÍA

1ro.     - Soledad Silvina Monticelli (Argentina).

2do.    - Geyler Hartley Aranda Rafael (Perú).

3ro.     - Patrocinio Gil Sánchez (España).

MENCIONES

1ra. Mención  - Hamilton Torres Aponte (Colombia)

- Rosa Yamilet Calcines Martínez (Cuba).

2da. Mención - Fernando Chelle (Colombia)

- Jorge Cappa (España).                                                  

 NARRATIVA                                                               

1ro.     - Grisel Gómez-Cano (Venezuela/Texas).

2do.    - Roberto Mansilla Nieto (Perú).

3ro.     - Luis Xalin (Guatemala)

 MENCIONES

1ra. Mención   - Miguel Angel Acquesta (Argentina)

2da.Mención   - Damary Ordones (Miami/Cuba).

 Rosa Yamilet Calcines Martínez

- Aleida García Castellanos (La Habana/Cuba)

Miami, 24 de julio de 2021

Miembros del jurado:

(Poesía y narración) Addhemar H.M. Sierralta

(Coordinador) 

(Poesía)María Eugenia Caseiro

 (Poesía y narración) Patricia Schaefer

 (Narración)Berta Jacobson

 Con mis cordiales saludos,
Ricardo Calderón, Presidente del ICP
www.institutodeculturaperuana.com
Participe en nuestras actividades



viernes, 23 de julio de 2021

Hasta la vista baby (Cuento finalista del V Premio de Escritura Breve de Diario de Madrid, 2021)

Queridos amigos, para mí es un gusto compartirles el cuento “Hasta la vista baby”, texto que resultó finalista del V Premio de Escritura Breve de Diario de Madrid (2021).




Hasta la vista baby

 

Después de una semana gris de lluvias permanentes, el sol había dado tregua en el pequeño pueblo de Palmar. Los habitantes, llevados por el entusiasmo que les provocaba ver nuevamente el cielo despejado, salieron de sus casas, así como salen las avispas del camoatí cuando sienten la presencia del humo. Los niños en la plaza principal se habían juntado para jugar a policías y ladrones. Hasta allí, con la intención de sumarse al grupo, llegó Cándido, un niño de seis años, único hijo de los Causa, una familia que por esos días se había instalado en el vecindario. Cargaba un revólver plástico que alguna vez había lucido plateado y con buena empuñadura, pero que en ese momento estaba destrozado. El hecho de que el joven Cándido fuera nuevo en el barrio, un tanto más pequeño que los demás y que portara aquel pedazo de plástico con que pretendía incorporarse al grupo, fueron factores suficientes, para que los demás niños no sólo no lo dejaran jugar, sino para que lo expulsaran de la plaza. “Vete a jugar a las muñecas”, fue lo último que escuchó que le gritó El Varón, el líder de los niños de la zona, cuando cabizbajo se retiraba del lugar. Pronto pareció olvidarse del mal momento, la fantástica edad de todos los posibles que estaba viviendo lo sumergió en un enfrentamiento solitario, donde pudo dar de baja a varios terminators de mercurio que se escondían entre los árboles del jardín de su casa. Seguramente los podría haber matado a todos, si no hubiera tenido que interrumpir el imaginario combate por la llegada de su tío Pangloss. Corrió a abrazarlo y, como de costumbre, lo primero que le preguntó fue si le había traído algún regalo. Sonriente por la inocencia y espontaneidad de su sobrino, Pangloss le contestó que sí, pero que le diera tiempo a llegar y a ponerse cómodo, que más tarde le iba a dar algo que traía en la mochila para él, y que estaba seguro de que le iba a encantar.  

Al igual que el resto de los habitantes del pueblo, los Causa optaron por el aire libre, cansados de tantos días de encierro, decidieron instalarse en el patio de la casa, hacer un asado, conversar y tomarse algunas cervezas. El pequeño Cándido, en cambio, optó por mirar “Terminator 2”, por enésima vez, en el televisor de la sala. No necesitaba estar pendiente de la pantalla, sabía de memoria lo que ocurría en cada escena, de manera que mientras escuchaba el audio de la película, jugaba a que limpiaba aquel revólver otrora plateado y con todas sus partes. En determinado momento volteó la cabeza, y su mirada se quedó congelada en la mochila de Pangloss, que colgaba de una de las sillas de la sala. Sabía que debía esperar por su regalo, intuía que era incorrecto abrir la mochila y sacarlo por su cuenta, pero la curiosidad fue más fuerte. Sin bajar el volumen de la película, caminó despacio hasta la ventana, desde donde pudo ver a sus padres como conversaban y reían con su tío, en una sombra del patio. Regresó hasta la mochila y la abrió. Sin dejar de mirar en la dirección que llevaba al patio, fue sacando con cuidado lo que había en el interior. Primero, unos libros, después, un paquete de cigarrillos, dos bolsas con un polvo blanco, hasta que finalmente, sus manos tomaron posesión y sus ojos pudieron ver, el objeto más hermoso, superior a todos los que él había soñado y a cuantos había visto entre los niños de la plaza. Era un Colt Anaconda 44 Magnum, un revólver capaz de volarle los sesos a una persona de un sólo disparo, según Harry el Sucio.  Allí lo tenía él, pesado, plateado como un pez y luminoso como aquel día. Asombrado, lo observó detenidamente, intentó introducir sus pequeños dedos en la boca del cañón, lo manipuló hasta quitarle el retén del tambor que estaba vacío, e imitando lo que había visto en muchas películas, lo hizo girar, lo volvió a cerrar y disparó. Entusiasmado, volvió a la mochila, donde finalmente encontró la caja con las balas. Allí mismo, olvidado por completo que sus padres y su tío estaban en el patio, volteó la caja y dejó que cayeran los numerosos proyectiles en el piso. Abrió nuevamente el tambor del revólver, introdujo una bala, lo hizo girar, y finalmente lo cerró con un golpe seco.  Antes de salir rumbo a la plaza, ahora convencido de que no sólo lo iban a dejar jugar, sino de que iba a ser la envidia de todos por el arma que tenía, echó en el bolsillo de su pantalón un puñado de aquellas balas que estaban regadas en el piso. Primero salió al patio, eufórico por la alegría, y vio cómo mientras su tío Pangloss conversaba muy entretenidamente con su padre, su mamá se encontraba preparando una ensalada. Caminó despacio, hasta estar justo atrás de su progenitora, entonces, apoyándole el cañón del revolver un poco más arriba de la cintura, en la columna vertebral, a la altura del hermanito que pronto llegaría, le ordenó “arriba las manos”. A la primera orden la mamá no reaccionó, pero a la segunda, que agregaba “arriba las manos o disparo”, la joven mujer, sin voltear a mirar a su hijo, le dijo amablemente que ahora no podía jugar. Eso no pareció importarle al niño, él ya estaba jugando, con la complicidad de su madre o no, lo seguiría haciendo. Entonces apretó el gatillo, pero sólo se escuchó el golpe seco del martillo. Con el arma en alto, se dirigió hasta donde estaba su tío conversando con su padre y le agradeció por el regalo, le dijo que era el mejor tío del mundo, pero como aquellos hombres conversaban tan ensimismados apenas repararon en las palabras del niño, y el padre, sólo cuando vio a Cándido salir de la casa, atinó a decirle que no se fuera lejos porque ya estaban por almorzar.

En la plaza, ya no estaba El Varón, ni ninguno de aquellos niños que jugaban a policías y ladrones. Sólo un grupo de niñas saltaban a la cuerda y una mamá hamacaba a su bebé. Con el revólver a la altura del hombro, apuntando al cielo, Cándido caminó hacia donde estaban las niñas. Les preguntó por los demás, pero no supieron responderle con certeza, le dijeron que seguramente se habían ido a almorzar o a jugar a las maquinitas. Entonces fue cuando pensó que quizá podría quedarse un rato saltando a la cuerda, total, pronto tendría que regresar a almorzar, pero cuando se lo propuso a las niñas, estas no se lo permitieron. Una de ellas, con una sonrisa burlona, le dijo: “este es un juego de mujeres, con razón los varones te enviaron a jugar con las muñecas”. Cándido no le dio mayor importancia, estaba encantado con su revólver. Dio la vuelta, caminó unos pasos hasta donde estaba el subibaja, se arrodilló en la arena para apoyar el arma en el hierro que sostenía la tabla del juego, y desde allí apuntó por unos segundos al grupo de niñas, hasta que finalmente, disparó. Fascinado por el giro del tambor, por el sonido metálico tan parecido al de las películas, bajó el arma suavemente sin dejar de mirar hacia donde había disparado, luego, dando una vuelta un tanto histriónica, abandonó el lugar y se encaminó hacia el salón de maquinitas.

Pangloss corrió con la fortuna de sentir necesidad de fumar, antes de que a su hermana o a su cuñado se les ocurriera entrar a la casa. Cuando llegó a la sala encontró en el piso los libros, los cigarrillos, y las dos bolsas de cocaína. Metió todo lo más rápido que pudo nuevamente en la mochila y, solo entonces, cuando comenzaba a recobrar un tanto la tranquilidad, ya que estaba seguro de que el contenido de las bolsas no era significativo para su pequeño sobrino, vio las balas desparramadas al lado de la caja que alguna vez las había contenido. Esto le provocó un escalofrío, en un momento su mente asoció que el revólver no estaba entre las cosas del piso y que por algo la caja de las balas había sido abierta. Volvió nuevamente a abrir la mochila, nervioso y sin esperanzas, y pudo corroborar la falta del Colt 44. Aterrado por lo que pudiera suceder con su sobrino, guardó en la habitación de huéspedes en un sitio seguro la mochila, y volvió con la noticia hasta el patio donde se encontraban disfrutando del día su hermana y su cuñado.

Ni el Varón, ni ninguno de los otros niños se encontraban en el salón de maquinitas. De todas maneras, el joven Cándido, revólver en mano, entró al lugar y avanzó por el salón principal esquivando a algunos pocos clientes que jugaban al pool y al futbolito. Cuando llegó a la zona de maquinitas y flippers, se encaminó hacia donde estaba su preferido, el de Terminator 2. Apoyó el revólver en el vidrio del tablero, y sacó de su bolsillo, junto con unas monedas, una nueva bala, que no demoró en introducir en el arma. Perdió rápidamente todas las bolas del juego. Hubiera querido seguir jugando, pero la presión malgeniada de unos adolescentes que esperaban turno hizo que se sintiera intimidado y se alejó de la máquina. Cuando los jóvenes ya se encontraban abstraídos en el juego, echó mano al revólver que estaba sujeto por el elástico del pantalón, y les apuntó. Fue moviendo lentamente la dirección del cañón de una nuca a la otra, hasta que se decidió por la de un joven de cabello rapado, entonces, disparó.  Felizmente el único estampido que resonó en el salón de juegos fue el de una bola del flipper que revotó contra uno de los elásticos, de manera que aquellos muchachos continuaron su partida con la felicidad que les otorgaba conjuntamente el juego y la ignorancia. Antes de abandonar aquel lugar que ya estaba quedando prácticamente vacío, el joven Cándido introdujo en el revólver las tres balas que restaban para llenar el tambor.

Las calles de Palmar en aquel mediodía soleado estaban prácticamente vacías, por lo que desde lejos los Causa pudieron identificar a Cándido que volvía por la avenida principal con el arma en la mano. No respetaron el semáforo y casi provocaron un accidente con una moto que pasaba, pero lograron llegar rápidamente en el auto hasta donde estaba el niño. Causa manejaba el vehículo, su mujer, embarazada, en una crisis de nervios, ocupaba el puesto del acompañante. Pangloss, que venía en el asiento trasero, fue el que descendió a toda prisa en busca de su sobrino. Al joven se le iluminó la cara de alegría al ver a su tío, pero en un segundo, cambió el gesto, le apuntó, y diciendohasta la vista baby”, disparó. 



viernes, 2 de julio de 2021

Poema "Del mismo barro", para TALLER al SUR

Poema "Del mismo barro", perteneciente al libro "Las flores del tiempo" (2018), leído para TALLER al SUR, en el marco de un homenaje al pintor mercedario Carlos Federico Sáez 1878 – 1901. El video fue realizado por el artista visual mercedario Alexis Moranti.



Fernando Chelle




martes, 22 de junio de 2021

Poesía: Alumbramiento

 (Poema tomado del libro Cuerpo vivo que va cantando y otros poemas)

 


Alumbramiento

 

Hay que tener buena mano

y estar dispuesto a la gracia

dejarse seducir por el misterio

guardado en la caída de una hoja

porque así es el secreto

del hijo que te engendra.

Hay que guardar la calma

cuando todavía es sueño

y vive en los ocultos

dominios de la sangre

hasta que sea una forma

compuesta de palabras

descansando en un verso

gozando de la luz.

Fernando Chelle

 

 

   

·         Editorial: PALABRA ESCRITA; 1 edición (11 de marzo de 2021)

·         ISBN-13: 979-8720612207 (EEUU)

·         ISBN: 979-958-49-1685-3 (Colombia)

 

Cuerpo vivo que va cantando y otros poemas (Colombia 2021) 
Edición en papel: adquirir  Aquí
Edición Kindle: adquirir  
Aquí

Leer otros poemas seleccionados del libro Aquí 

Pintura: El estanque de los nenúfares, armonía rosa, de Claude Monet.

jueves, 17 de junio de 2021

"Cuerpo vivo que va cantando" en el Festival Internacional de Literatura Gabriel García Márquez

Presentación del poemario de Fernando Chelle "Cuerpo vivo que va cantando y otros poemas" en el Festival Internacional de Literatura Gabriel García Márquez, sábado 22 de mayo de 2021, 4:00 p. m.



Fernando Chelle



miércoles, 16 de junio de 2021

Poesía: Cuerpo vivo que va cantando II

 (Poema tomado del libro Cuerpo vivo que va cantando y otros poemas)

 


Cuerpo vivo que va cantando II

 

Yo me celebro y yo me canto...

Walt Whitman

 

Este canto apócrifo y antiguo

es la existencia de un niño en soledad

la voz de un patio soleado

lleno de plantas y árboles frutales

donde palpita gozoso el universo

y hace danzar las flores con su brisa lejana.

Hay tanto silencio en el suspenso,

en este asombro aristotélico ante las cosas,

 que el amor se reduce al cobijo de los árboles

y al diamante que deja al pasar un caracol.

Yo soy el niño que está vivo y se canta

con esta lengua amada de mis antepasados

que no fueron raíz de este sueño de versos,

pero sí el justo barro donde sopla la vida.

Poeta de un Río Negro, donde pintados pájaros

nacidos para volar hasta la muerte

se detienen, a veces, en muelles de palabras

y en las flores del tiempo de un patio interminable.

La soledad buscada, necesaria, del niño a plena luz

 la del lenguaje cósmico donde lee el poeta

vive conmigo, incluso, en medio de la noche

 y lleva por el mundo sus perfumes de siesta

 cuando ya nadie duerme y tiemblan las estrellas.

Soy un poeta con los sueños intactos

y con la certeza, de que su canto apócrifo y antiguo

es la existencia de un niño en soledad.

 

Fernando Chelle

 

 

   

·         Editorial: PALABRA ESCRITA; 1 edición (11 de marzo de 2021)

·         ISBN-13: 979-8720612207 (EEUU)

·         ISBN: 979-958-49-1685-3 (Colombia)

 

Cuerpo vivo que va cantando y otros poemas (Colombia 2021) 
Edición en papel: adquirir  Aquí
Edición Kindle: adquirir  
Aquí

Leer otros poemas seleccionados del libro Aquí 

Pintura: Huyendo de la crítica, del Pere Borrell