sábado, 20 de septiembre de 2014

Viaje de Cúcuta a Villa del Rosario


Si usted es un viajero, le voy a contar sobre algunos lugares que puede visitar en esta hermosa ciudad de Cúcuta, y si usted es un habitante de la ciudad, lo voy a incitar a que salga de su casa y conozca lugares de su tierra que encierran una importancia histórica trascendental y que quizá usted, habitante desde siempre, no tenía idea.
Mi invitación será a que tome una buseta que se dirija al parque Grancolombiano, este se encuentra en el municipio vecino a Cúcuta, llamado Villa del Rosario, considerado uno de los tesoros culturales más valiosos del país. En este recorrido que le estoy invitando a hacer, usted verá a lo largo de más de siete hectáreas como se distribuyen monumentos nacionales como la Casa del General Santander, el Templo Histórico, la Casa de la Bagatela y el Parque de Santa Ana.
Como le decía, una vez en la buseta, si es que elije este medio de transporte tradicional, avanzará sobre la autopista internacional Simón Bolívar que conecta a Cúcuta con San Antonio del Táchira en Venezuela, donde podrá apreciar en el paisaje circundante, almacenes de muebles, artesanías y artículos fabricados en cuero.
Al llegar al complejo histórico, a la altura del Parque de Santa Ana, se levanta un centenario árbol de tamarindo que extiende su follaje desde los tiempos de la Independencia y que se lo presentarán, si usted es turista como fue mi caso, como una verdadera hazaña de longevidad. A su sombra, debatieron intensamente los delegados constituyentes de la Nueva Granada en 1921.
El lugar es hermoso, solemne. En la casa del General Francisco de Paula Santander podrá observar detalles arquitectónicos de una bellísima edificación republicana. En sus amplias habitaciones, se exhibe una valiosa colección de proclamas, uniformes, cartas y objetos personales. En el escritorio personal de Francisco de Paula Santander se encuentra un manuscrito de la Constitución de 1821 y una silla solitaria, todos estos objetos alimentan en la mansión una atmósfera conmovedora y melancólica.
El guía turístico de la casa le irá contando anécdotas y datos históricos fundamentales de este prócer colombiano, como por ejemplo que vivió allí hasta sus 13 años de edad y en 1805 partió hacia Bogotá para continuar su formación académica en el Colegio Mayor de San Bartolomé, que retornó a la muerte de su padre, Don Juan Agustín Santander, al congreso de Cúcuta de 1821 y en días previos a la toma del mando de la Presidencia de la República en 1832. No obstante esto se podría decir, y así usted seguramente lo sentirá, la presencia de este ilustre personaje que enfrentó a la muerte en batallas legendarias por la Independencia de Colombia, sigue impregnando toda esta casa.
Siguiendo con este hermoso paseo, usted podrá encontrarse, en el conjunto de monumentos que conforma el Parque Grancolombiano, con el Templo Histórico de Villa del Rosario, un antiguo santuario del período republicano construido en piedra amarilla. Su espléndida estructura fue destruida por el terremoto de 1875. Su importancia histórica es destacadísima ya que en sus aposentos se redactó la primera Constitución Política de Colombia.
Esta zona tiene la característica particular, dentro de la geografía que abarca a Cúcuta y a Villa del Rosario, de ser muy fresca, es más, la casa del General Francisco de Paula Santander está construida de forma estratégica de manera que las brisas del Pamplonita se hagan sentir y junto con las altas palmeras reales brinden una temperatura sumamente agradable y que usted, querido futuro visitante, podrá apreciar y disfrutar.
 Las piedras de la edificación son originales de las canteras de Villa del Rosario y fueron unidas con argamasa de cal, arena del río y sangre de res, la misma técnica que se empleó en las murallas de Cartagena, aunque allí la sangre no era solo de res sino también de aquellos esclavos que al llegar a viejos eran sacrificados, pero esta impactante historia ya sería tema para otro artículo.
Volviendo al paseo le cuento que cerca de allí se levanta la vieja casona de la Bagatela, de blancos muros y verdes portones, rodeada de palmeras y vistosos jardines. En su interior, despachó el poder Ejecutivo de la República y tuvo residencia el Vicepresidente Antonio Nariño, redactor del primer periódico conocido en el país, impreso desde el 14 de julio de 1811 hasta el 12 de abril en la Nueva Granada.

Me despido muy feliz de haberlo invitado a hacer este recorrido, lo incito a que contemple el Parque Grancolombiano, ese vestigio memorable de la República,  se suspenda en el tiempo y se deje envolver por la historia colombiana.

Fernando Chelle

Artículo publicado en el periódico El Libertador N° 19 ISSN 2011-3560 (publicación oficial de la Universidad Simón Bolívar, Extensión Cúcuta). Diciembre de 2012, página 5. Disponible aquí: http://issuu.com/usimon/docs/periodico_el_libertador_edicion_19/3?e=7079573/1160858



No hay comentarios:

Publicar un comentario