lunes, 18 de agosto de 2014

Prólogo del libro Memoria Viva del Profesor Ciro Alfonso Pérez



Enlace al libro

La ciudad de Cúcuta es un lugar en el que podemos encontrar, si buscamos correctamente, un impresionante testimonio del surgimiento y establecimiento de la patria colombiana y sus costumbres.
Consciente de la necesidad de rescatar del olvido testimonios y manifestaciones culturales riquísimas, es que el Profesor Ciro Alfonso Pérez ha realizado este trabajo de investigación, donde se ha centrado fundamentalmente, dentro de las distintas manifestaciones culturales nortesantandereanas, en la danza.
El libro comienza con un capítulo titulado “El ser de los cucuteños” donde se repara en la idiosincrasia y las características intrínsecas de los habitantes de la ciudad de Cúcuta. El siguiente capítulo, titulado “Historia de la danza en  Norte de Santander” nos muestra los bailes tradicionales y la música típica de esta región del país.
Es de notar, que en este magistral recorrido histórico, también encontramos referencias sobre los acontecimientos más importantes del pasado cucuteño, como el terremoto de 1875, el surgimiento de las principales universidades, entre otros.
No podía quedar por fuera de esta investigación el aporte que a la cultura cucuteña hicieron las distintas olas de inmigrantes que llegaron a enriquecer con su cultura estas tierras. En el capítulo titulado “Inmigrantes, nuevas culturas” encontramos los aportes que han dejado en la idiosincrasia cucuteña y nortesantandereana la cultura alemana, italiana, libanesa, entre otras.
El Profesor Ciro Pérez, eligió estructurar su trabajo de tal manera de desarrollar en los capítulos finales, el valor de la danza y las manifestaciones dancísticas nortesantandereanas, centros de la investigación de este libro tan enriquecedor para cucuteños como foráneos.
El libro se cierra con el capítulo titulado “Hacia la construcción de una cultura popular nortesantandereana” donde se conceptualizan términos como cultura e identidad para dar paso a un breve recorrido histórico por el proceso de formación de la cultura regional. Allí encontramos referencias a los primeros conquistadores, a la fundación de Cúcuta y la época de la colonia, a los movimientos independentistas, a la época republicana, a la modernidad y por último al estado actual de la cultura.
Con el objetivo de enaltecer, fortalecer y mantener viva la identidad nortesantandereana, la Universidad Simón Bolívar, Extensión Cúcuta y su Departamento de Investigaciones, nos traen hoy, en el año 2013, este magnífico recorrido histórico por lo más rico de la cultura cucuteña y nortesantandereana.

Fernando Andrés Chelle Pujolar



lunes, 4 de agosto de 2014

Ojos color sol (Una lamentable composición)

Este artículo abordará únicamente algunos aspectos de la parte literaria de la canción, no encontrarán aquí ningún juicio de valor sobre la personalidad o la conducta de los artistas involucrados.


Ojos color sol es una canción de Calle 13 incluida en el disco Multi viral (2014)


Hace ya unos cuatro meses aproximadamente, cuando la canción interpretada conjuntamente por la banda puertorriqueña Calle 13 y el cantautor cubano Silvio Rodríguez recién se comenzaba a escuchar y todavía no era este fenómeno viral de los últimos días, recibí una consulta de un viejo amigo sobre mi parecer acerca de la letra. Aníbal, que así se llama mi amigo, en esa instancia me dijo, Fernando, necesito  que me ayudes a desentrañar una  frase de la canción que la verdad no logro terminar de entender. La frase a la que se refería Aníbal era:

 Ya nadie sabe ser feliz a costa del despojo,
gracias a ti y a tus ojos

Para darle mi parecer lo primero que hice fue escuchar toda la canción, de forma de no ponerme a interpretar dos versos descontextualizados del conjunto y terminar siendo injusto o erróneo.
Para mi sorpresa, y quizá principalmente por la participación de Silvio, me encontré con una canción que deja mucho que desear. La letra, muy básica y hasta mala, se presenta con una rima caprichosa e irregular. Pero como el deseo de mi amigo en ese momento era interpretar los versos que antes cité no me extendí en otros aspectos de la canción y como pude traté de responderle.
Lo que se puede interpretar, le dije, no solo con esos versos sino tomando el conjunto de la letra, es que sin duda las cosas han sido transformadas para bien gracias a sus ojos, pero la que no es clara es la frase “Ya nadie sabe ser feliz a costa del despojo”. En aquella oportunidad dije que era una frase sin sentido, tanto literal como metafóricamente, que seguramente le gustó como sonaba y de forma irresponsable la utilizó. ¿Qué debemos interpretar? ¿Que existe una felicidad consistente en despojar a los demás y que ahora la gente perdió el conocimiento de cómo hacerlo? ¿O es que gracias a sus ojos los demás entraron en una amnesia generalizada que les impide ser felices porque ya no pueden apelar al despojo?
Ahora, unos meses después, trataré de ser lo más colaborador posible en tratar de interpretar lo que la frase no dice, incluso a riesgo de equivocarme. Seguramente se quiso hacer referencia a aquellas personas que consiguen la felicidad a partir  del fruto del trabajo o esfuerzo ajeno, pues bien parece que ahora y gracias a sus ojos estos individuos ya no podrán seguir utilizando sus artimañas porque han perdido el conocimiento de cómo operar para seguir despojando.
Como fuere, no me extenderé en esos versos y tampoco haré un análisis de toda la letra para demostrar que se trata de una obra mala, sería muy extenso y tampoco creo que sea necesario.
Repararé sí en algunos otros aspectos que se desprenden de algunos versos seleccionados:

Cuando amanece tu lindura
Cualquier constelación se pone insegura
Tu belleza huele a mañana
Y me da de comer durante toda la semana

Que se puede decir, que la palabra lindura (palabra antipoética con el perdón de Nicanor Parra) rima con insegura y mañana rima con semana. La inseguridad de las constelaciones ante su belleza no está del todo mal pero su alimentación semanal a partir del olor a mañana que desprende ella es un despropósito, es una clara muestra de que se puso por encima una rima pobre sobre el contenido.

Tus ojos hacen magia, son magos, los abriste
Y ahora se reflejan las montañas en los lagos
La única verdad absoluta
Es que cuando naciste a los árboles le nacieron frutas

Si sus ojos hacen magia ¿por qué especificar que son magos?  Aaaaaah! para que rime con lagos. Los últimos dos versos del cuarteto, si queremos ser serios no deberíamos ni comentarlos.

Eres un verso en riversa, un riverso
Despertaste y le diste vuelta a mi universo

¿Qué es esto señores? Un verso en riversa, un riverso, que lógico rima con universo, hasta un niño lo detecta, pero ¿cuál es la intención?, ¿comenzar a enumerar  una serie de frases paradójicas para mostrar los cambios que se producen gracias a sus ojos?
A partir de este momento de la canción y hasta el final encontraremos solo eso, una sucesión de versos que encierran frases paradójicas que intentan mostrar la tesis de esta mala letra.
 Ejemplos ridículos e insostenibles como el de la guerra con besos, porque la misma palabra guerra implica la confrontación, claro, dice que no se pelean, que le viene bien para que rime con cacarean.
Las transposiciones de conducta de los animales parecen juegos escolares. La conducta de las lombrices y los peces pescando los anzuelos es terrible, ellos solos se estarían matando, para mostrar ese tipo de contradicción hubiera elegido la trillada frase de los patos tirando a las escopetas, tendría más sentido. Otro tanto sucede con el volar por el mar, navegar por el cielo, las flores en el mar, la lluvia en el desierto, los sueños reales, la escasez de comida deliciosa que intenta hacer rimar con mariposas, los militares enseñando medicina y los banqueros, si entendí bien, pasan a ser constructores y cocineros.
En fin una sucesión de frases ridículas y mal estructuradas que hacen de esta composición algo lamentable.

Nota: Silvio Rodríguez en su blog Segunda cita dice:
“….me enviaron toda la base musical con René diciendo sus versos. A eso le incorporé las líneas que yo digo y la musiquita que canto”,  por lo que podríamos  entender que los versos citados al principio y que suscitaron este artículo pertenecen al trovador cubano, yo no lo sé.  

Fernando Chelle