sábado, 21 de febrero de 2015

Curso general de lectoescritura y corrección de estilo, guía para formular escritos correctos



Verbos
modos y tiempos verbales

En este apartado se abordan los cuatro modos de los tiempos verbales para la conjugación en castellano: indicativo, subjuntivo, condicional e imperativo. Cada modo presenta uno o más tiempos que pueden ser simples o compuestos.

Modo indicativo

Se emplea para hacer referencia a la realidad circundante en tres tiempos, a saber: qué es (presente), qué era (pretérito), qué será (futuro).

Presente: Se emplea en diversas formas como se indica a continuación:


Pretérito imperfecto: Se emplea para describir una acción que se llevó a cabo en el pasado, sin indicar si esta llegó a su fin, en tanto que el pretérito perfecto nos indica que la acción finalizó por completo. El pretérito imperfecto puede usarse de las siguientes maneras:

Para referir acciones corrientes del pasado:

Juan Carlos leía gran cantidad de libros cuando estaba en el exterior.

Para dar detalles o datos puntuales referentes a tiempo, lugar, hora.

Hacía calor durante la tarde.

Pretérito perfecto simple (pretérito indefinido): Se emplea para referir hechos pasados que siempre han concluido:
¿Qué pasó?
Es costumbre emplear con el pretérito indefinido algunas expresiones temporales como ayer, anoche, una vez, el mes pasado, entre otras:

Su primo llegó el mes pasado.

En ocasiones se pueden hallar en la misma frase, tanto el pretérito indefinido como el imperfecto.

Cuando jugábamos al futbol la semana pasada nos cayó una lluvia muy fuerte.

Futuro: Se emplea para hacer referencia a acontecimientos posteriores al tiempo en que se habla. La expresión que emplea el verbo en futuro, siempre presenta un carácter hipotético, de forma que lo que se dice se puede cumplir o no:

El mes próximo lo compraré.

Este tiempo también se emplea para manifestar suposiciones del tiempo presente:

¿Qué hora será?
Serán como las diez.

Modo subjuntivo

Se emplea para referir conceptos hipotéticos o probables o para expresar incertidumbre, posibilidad y subjetividad. Aplicado a los diferentes tiempos, el modo subjuntivo puede emplearse de la siguiente forma:

Presente: Se emplea para expresiones con ser + adjetivo para hacer referencia a la opinión del orador hacia un estado o una acción probable.

Es posible que llegue el lunes.
Es malo que comas mucho.

También se emplea en modo indicativo para señalar un hecho o la certeza de un hecho.

Es seguro que llega el lunes.
Es verdad que comes mucho.

También se emplea subjuntivo detrás de algunas expresiones de exigencia, insistencia, invitación, etc., como se indica a continuación:


Pretérito imperfecto: Cuando el verbo del que depende el subjuntivo se encuentra en pretérito indefinido, imperfecto, pluscuamperfecto o condicional, tenemos que usar el pretérito imperfecto de subjuntivo. Por ejemplo:

Me había alegrado de que hiciera sol.

Modo condicional: Este modo verbal se emplea para manifestar incertidumbre, expresa una acción que no ha sucedido, o que posiblemente existió, como es el caso del segundo ejemplo:

Si usted hiciera más deportes, estaría más delgado.
Le dije que cuando llegara a su trabajo, ya habría llegado el dinero.

Modo imperativo: El modo imperativo es el que se caracteriza por expresar una orden. Podemos encontrar dos formas en el modo imperativo:

Afirmativo: por ejemplo:

¡Grite!
Siéntese.

Negativo: por ejemplo:

¡No grite!
No se siente.

Tiempos compuestos

Se conocen como tiempos compuestos las expresiones que presentan el verbo haber como auxiliar más el participio.

Pretérito perfecto: Se emplea para referir una acción pretérita pero próxima al presente; se acostumbra utilizar las siguientes expresiones de tiempo: hoy, esta tarde, este semestre, este mes, entre otras. La forma: haber (presente) + participio. Por ejemplo:

Hoy he saludado a tu tía.

Pretérito pluscuamperfecto: Se emplea para referir acontecimientos pasados, llevados a cabo en un tiempo puntual. La forma es la siguiente: haber (pretérito imperfecto) + participio. Por ejemplo:

No encontré a María, había salido para la tienda.

Pretérito anterior: Refiere una acción pasada pero inmediatamente anterior en el tiempo a otra acción también pasada. Es casi exclusivo del lenguaje escrito, casi siempre se encuentra precedido por las siguientes palabras: apenas, cuando, en cuanto, no bien, tan pronto como, una vez que, luego que, así que.

Debe ser conjugado siempre con el verbo haber en pasado, por ejemplo:
Yo hube, tú hubiste, él hubo, por ejemplo:

En cuanto hubo realizado su prueba, salieron todos al patio.
No bien hubimos realizado la prueba nos fuimos.

Futuro compuesto: Se emplea para referir acontecimientos futuros, ocurridos con anterioridad a otro acontecimiento también futuro. La forma es la siguiente: haber (futuro) + participio. Por ejemplo:

Yo entraré al partido y tú ya habrás convertido un gol.

Participio Presente / Gerundio: La acción que marca el gerundio no está definida ni por tiempo ni por modo, ni por número ni por persona. Es una conjugación que termina con los sufijos, ando, iendo, yendo. Muchas veces se ve precedido por alguna forma del verbo estar. Se utiliza para expresar acciones que están pasando.

Está comiendo.

Fernando Chelle


  • Editorial: CreateSpace Plataforma Independent Publishing; 1 edición (24 de enero de 2014)
  • ISBN-10: 1495244679
  • ISBN-13: 978 a 1495244674

Curso general de lectoescritura y corrección de estilo
(Guía para formular escritos correctos)
(Colombia 2014). 
Edición en papel: adquirir AQUÍ
Edición Kindle: adquirir AQUÍ 





No hay comentarios:

Publicar un comentario